17 de abr. de 2015

Las notas de la temporada 2014/2015

Se acabó otra gran temporada regular en la NBA que nos ha dejado de todo, ahora llega el momento más esperado, los ansiados playoffs. Pero antes, toca hacer balance de lo que ha sido la temporada regular para todos los equipos, vamos con nuestras notas de la temporada:

SUSPENSO:

  • MINNESOTA TIMBERWOLVES (16-66): Terminó la era Kevin Love en Minnesota, una era que no ha sido nada exitosa, pero en la que se tenía puesta mucha ilusión. Tras el mega traspaso los Wolves se quedaban con una plantilla muy joven, plagada de talento, hambre y que despertaba también bastante ilusión y expectativas. Pero nada de nada. Los problemas físicos han vuelto a masacrar a los Timberwolves, el teórico quinteto titular (Rubio, Martin, Wiggins, Young, Pekovic) apenas ha jugado 8 partidos. Al final la temporada solo ha servido para que Andrew Wiggins pudiera asumir el liderazgo que se le exigirá a partir de ahora y llevarse casi con total seguridad el premio a rookie del año y para que Zach LaVine se luzca con sus mates. Otro año frustrante que no lleva a ningún lado y ya acumulan 11 años desde que pisaran los playoffs por última vez. Probablemente sean el peor equipo de la liga de este siglo.

  • NEW YORK KNICKS (17-65): Ridículo espantoso, no se puede calificar de otra forma la temporada de los Knicks. Nunca en sus 69 años de historia habían perdido tantos partidos, el primer año del proyecto de Phil Jackson ha sido un fracaso estrepitoso. Derek Fisher se ha mostrado totalmente incapaz e inoperante de dirigir la plantilla, de imponer ningún estilo de juego ni nada que se le parezca, y del triángulo ofensivo mejor ni hablamos. Carmelo Anthony hizo lo que puedo mientras se mantuvo sano, pero el resto de jugadores importantes (Stoudamire, JR Smith, Shumpert, Calderon, Dalembert, Hardaway...) no han estado ni cerca de su mejor nivel. Ha sido un curso plagado de momentos bochornosos, como las 16 derrotas consecutivas durante diciembre y enero (peor racha de su historia). Los últimos movimientos de Phil Jackson demuestras que el "maestro Zen" quiere hacer borrón y cuenta nueva. Tendrá que hacer prácticamente un milagro este verano, para que la próxima temporada se encare con algo de ilusión por parte de los "knickerbockers".


  • PHILADELPHIA 76ERS (18-64): Es difícil explicar el rumbo de esta franquicia. Después de apostar descaradamente por el tanking el año pasado, este año han tirado lo poco que estaba yendo bien. No se explica que hayan traspasado al rookie del año pasado, Michael Carter-Williams y a uno de los que más prometía este año, KJ McDaniels, por más rondas del draft. Es tankear lo tankeado, un circulo vicioso absurdo que solo acaba en derrotas y más derrotas, en jugadores que vienen y van durante la temporada, Brett Brown no conocería algunas noches ni quienes eran los jugadores con los que contaba, hasta 25 han vestido la camiseta de los Sixers esta temporada. En fin, tiene que ser frustrante para los fans del equipo. Solo queda esperar cuales serán sus próximas elecciones del draft, seguramente algún lesionado para toda la temporada (como Joel Embiid) o a lo mejor traspasan a Nerlens Noel, su mejor jugador este curso. Veremos.

  • LOS ANGELES LAKERS (21-61): El equipo angelino ha terminado con el peor porcentaje de victorias (25.6%) en toda la historia de la franquicia. Brutal. Un equipo que no hace mucho ganaba anillos y era el mejor equipo del siglo XXI ahora está sumido en un túnel en el que no se ve la luz. Esa luz la representaba un Kobe Bryant que solo duró 35 partidos, a partir de su nueva lesión, cualquier expectativa de los Lakers se desvaneció. La temporada ya comenzó del revés con la lesión del rookie Julius Randle en el primer partido del curso. Ni Lin, ni Boozer, ni Hill, ni Young, ninguno de los jugadores de cierta responsabilidad ha respondido como se esperaba (tampoco se esperaba mucho). El gran Steve Nash se ha retirado sin ni siquiera vestirse de corto. En definitiva, todo lo que podía salir mal ha salido mal. El único rayo de esperanza es Jordan Clarkson, el único jugador que ha sorprendido positivamente. Quizás entre él, Randle, un Kobe sano, el draft de este verano y algún buen agente libre, Mitch Kuptchak pueda construir algo ilusionante de cara a la próxima temporada. Peor ya no se puede hacer.



  • ORLANDO MAGIC (25-57): Reconstrucción lenta pero segura. Tercer año sin Dwight Howard, tercer año en la cola de la clasificación, pero siguen subiendo poco a poco su porcentaje de victorias. Oladipo se ha consolidado como uno de los líderes del equipo y ya decide partidos, Vucevic es uno de los mejores pívots jóvenes, Elfrid Payton ha sorprendido con su gran temporada rookie y hay un buen puñado de jugadores jóvenes que tienen margen para seguir mejorando. Todo eso unido a algunos veteranos como Channing Frye o el buen estado de Tobias Harris han hecho que las sensaciones sigan siendo buenas en Orlando. Lógicamente todavía hay muchas cosas que pulir y mejorar (como el entrenador) pero creo que van por el buen camino.

  • SACRAMENTO KINGS (29-53): La cosa pintaba bien este año, una plantilla más consolidada, un DeMarcus Cousins más centrado y gran comienzo de temporada, ganando 9 de los primeros 14 partidos, pero los dirigentes tuvieron la feliz idea a mediados de diciembre de despedir a su entrenador, Mike Malone. Desde entonces, más de lo mismo de los últimos años, el equipo dejó de competir de forma constante contra los mejores equipos de la liga y empezaron a llegar las derrotas de forma continuada. Otro año más perdido en Sacramento, un quiero y no puedo que ya dura 9 años en la que los fans ni huelen la posibilidad de entrar en los playoffs. Por no ver todo tan negro, hay que decir que los Kings han completado la mejor temporada del último lustro y que ha habido pequeñas mejoras y progresos en varios aspectos. Veremos si para el próximo curso terminan de encajar algunas piezas.

  • DENVER NUGGETS (30-52): Los que dejaron escapar a George Karl y Masai Ujiri al frente del banquillo y dirección técnica de los Nuggets se lucieron. Desde aquel verano de 2013 el equipo de Denver ha ido en picado. Esta ha sido la peor temporada desde el 2003. Brian Shaw ha fracasado en su primera experiencia como entrenador. No está nada claro cual es el rumbo de esta franquicia, hay buenos jugadores, pero no hay líderes, falta espíritu, identidad. Un año que apenas deja conclusiones positivas, ningún jugador ha destacado sobre manera, ninguno ha explotado, ningún jóven ha sobresalido. Una temporada que deja una sensación fría y preocupante. Hay base para mejorar y volver a pelear en la zona alta, se puede tener confianza en este equipo, pero hace falta un giro de actitud contundente si no quieren entrar en un lodazal del que luego es muy difícil salir.

  • DETROIT PISTONS (32-50): No conseguían tantas victorias desde 2009, el último año que entraron en playoffs, pero tampoco se puede decir que los nuevos Pistons de Stan Van Gundy hayan empezado con muy buen pie, su primera mitad de temporada fue lamentable a pesar de contar con un quinteto de lujo y un fondo de banquillo más que aceptable, no encontraban una dinámica de juego y no se veía gran implicación ni complicidad por parte de los principales jugadores, lo que se tradujo en apenas 5 victorias en los primeros 28 partidos de temporada. Van Gundy decidió dar un golpe de efecto y cortar a Josh Smith, a partir de aquí las cosas empezaron a funcionar a la perfección, Monroe y Drummond encontraron su espacio en la pintura y Jennings se volvió más asistente que nunca, logrando 12 de victorias en 15 partidos. Pero cuando mejor estaba su base estrella se rompió el tendón de Aquiles y con él todas las opciones de los Pistons de hacer una temporada aceptable. La llegada de Reggie Jackson ha sido un soplo de aire fresco para el equipo y en teoría las cosas deben seguir mejorando para Detroit, pero todavía hay muchas incógnitas por resolver en el equipo de la "Motor City".



  • CHARLOTTE HORNETS (33-49): Temporada decepcionante para los renovados Hornets, que tras sorprender el año pasado con su presencia en playoffs (todavía siendo los Bobcats), bajo un nuevo logo, un nuevo nombre y diseño y la llegada de Lance Stephenson se respiraba mucha ilusión en Charlotte, pero todo se ha quedado en un quiero y no puedo. El equipo no ha progresado para nada, mucísimos problemas en ataque, en muchos partidos los puntos caían con cuentas gotas. Ha faltado liderazgo por parte de algunos jugadores y en definitiva no les ha dado para meterse en playoffs a pesar de que este año estaba muy barato un puesto en la post-temporada. No hay que desesperar ni tirar por la borda todo lo conseguido, sino analizar lo que se ha hecho mal y buscar nuevas fórmulas para volver a la senda del triunfo.


  • MIAMI HEAT (37-45): Son el octavo equipo en la historia de la NBA que pasa de jugar las finales a no entrar en playoffs de un año para otro, eso ya lo dice todo. La sombra de LeBron James es muy alargada y con su ausencia los Heat se han visto huérfanos. Sin embargo había plantilla más que suficiente para hacer una temporada digna, pero los problemas físicos tampoco han ayudado. Wade se ha perdido 19 partidos, McRoberts quedó fuera de la temporada al poco de comenzar, y el gran mazazo fue la baja de Chris Bosh por unos coágulos en los pulmones a mediados de febrero. La llegada de Goran Dragic y sobretodo la inesperada explosión de Hassan Whiteside parecía que iban a arreglar el panorama para el equipo que ha jugado las últimas cuatro finales de la NBA. Pero un final de temporada desastroso, perdiendo 9 de los últimos 14 partidos, les han dejado fuera de playoffs, quizá les ha podido la presión de estar acostumbrados a ganar. Ha sido un golpe duro para los Heat, pero por lo menos tienen una gran plantilla de cara al año que viene, siempre que el físico les acompañe, claro.


  • INDIANA PACERS (38-44): De estar al borde de disputar las finales dos años seguidos a no meterse en playoffs. El destino ha sido cruel con los Pacers. El curso comenzó con la salida de Lance Stephenson y sobretodo con la terrorífica lesión de Paul George. Además se sumaron otras lesiones de George Hill y David West. Si le sumamos un muy desmejorado Roy Hibbert nos queda que Indiana comenzó la temporada pareciéndose muy poco al exitoso conjunto de los años anteriores. Este ha sido un lastre todo el año al que no han sabido reponerse a pesar de reforzar el banquillo con hombres como CJ Miles o Rodney Stuckey. Frank Vogel ha decepcionado al no encontrar solucionse. Los Pacers lo han intentado hasta el final, y se han quedado a un paso de entrar en playoffs, pero las expectativas eran mayores y las cosas no han funcionado como se esperaba. En resumen, gran decepción en Indianápolis.

APROBADO:


  • UTAH JAZZ (38-44): Temporada muy digna de los Jazz, con una plantilla muy joven, en plena reconstrucción y todavía muy por pulir, el equipo de Utah ha plantada cara ante los grandes equipos de la liga consiguiendo victorias de mérito, siendo el equipo que menos puntos ha recibido y dejando grandes sensaciones teniendo en cuenta la proyección de sus principales jugadores. Gran trabajo de Quin Snyder. Especialmente finos han estado desde el All-Star logrando un balance desde entonces de 19 victorias y 10 derrotas, muy condicionado por el traspaso de Enes Kanter que ha abierto paso a la gran ebullición de Rudy Gobert, el francés ha sorprendido como gran intimidador y finalizador y aspira a jugador más mejorado. Tras un año muy duro de transición vuelven a respirarse vientos de ilusión en Utah.


  • BROOKLYN NETS (38-44): Segundo año del millonario proyecto de los Nets, y en vez de ir para delante, van para atrás. Han jugado bastante mal durante toda la temporada, Lionel Hollins no ha dejado de cambiar la rotación intentando buscar ese punto que funcionara, pero han sido bandazos. Muchos jugadores han tenido grandes altibajos y ninguna continuidad y consistencia en su juego. Las teóricas super estrellas se van desaciendo, Paul Pierce dejó el equipo en verano, Kirilenko en diciembre y Garnett en febrero. Joe Johnson está desaparecido. Solo un gran final de temporada de Deron Williams, de Brook Lopez y sobretodo el pobre nivel del Este ha permitido a los de Brooklyn meterse in extremis en playoffs y salvar la temporada. Los Nets hipotecaron su futuro hace dos veranos y pronto pagarán las consecuencias. Veo el futuro del mismo color que la camiseta del equipo.


  • PHOENIX SUNS (39-43): Tras ser el equipo revelación el año pasado poniendo en jaque la clasificación del Oeste, el equipo se reforzó para plantar más batalla aún con el fichaje de Isaiah Thomas, formando así con Dragic y Bledsoe un backcourt ultra veloz, anotador y dinámico. El equipo seguía funcionando tan bien como el año pasado y a mediados de febrero el equipo era octavo con 29 victorias y 25 derrotas, pero llegó el día final de traspasos y el GM de los Suns se volvió loco, traspasó a Goran Dragic, Isaiah Thomas y Miles Plumlee a cambio de Brandon Knight y varios jugadores secundarios, un tiro en el pie que como era de esperar no funcionó. Los Suns perdieron mucho potencial y empezaron a perder más partidos de la cuenta acabando la temporada con un balance de 10-18. De todas formas los apruebo porque tiene bastante mérito estar pelando por los playoffs en el Oeste durante casi toda la temporada.


BIEN: 



  • BOSTON CELTICS (40-42): ¿Quién podría imaginarse al principio de temporada que los Celtics iban a terminar séptimos en el Este? ¿Y quién se lo iba a imaginar cuando traspasaron primero a Jeff Green y al poco tiempo a Rajon Rondo? Pues la apuesta por le tanking le ha salido mal a Danny Ainge, comandados por un excelente Brad Stevens, que podría aspirar a entrenador del año, los jugadores de los Celtics se han cargado de coraje, lucha, esfuerzo colectivo, todos esos valores que representa la franquicia más legendaria de este deporte. Sin ninguna estrella, pero con un puñado de jugadores con muchas ganas de demostrar su valía. 20 victorias y 11 derrotas desde el All-Star, siendo de los mejores del Este, sin duda, la llegada del eléctrico Isaiah Thomas ha tenido bastante que ver. Los Celtics encaran ahora los playoffs sin ninguna presión y con las ideas muy claras de cómo tienen que jugar para poner en problemas a LeBron James y compañía. Bravo por los Celtics.

  • MILWAUKEE BUCKS (41-41): Tras hacer la peor temporada de su historia, no se esperaba gran cosa para este año en unos Bucks cuya principal novedad era la presencia en el banquillo de Jason Kidd. Pero los Bucks han sorprendido a propios y extraños, durante toda la temporada han estado en torno al 50% de victorias, la mayoría esperábamos un bajón final, pero no ha sido así. No lograban tantas victorias desde 2010. Han sido la sorpresa de la liga, incrementando su número de victorias en 26 con respecto al año pasado. Liderados por un gran Antetokounmpo que ha realizado una magnífica temporada como sophomore, y bien acompañado por jugadores de segunda fila, algunos jóvenes con proyección como Middleton o el último en llegar, Carter-Williams (traspasado a cambio de Brandon Knight), mezclados con veteranos consolidados como Ilyasova o Pachulia. Es un equipo que ni entusiasma ni aburre, ha encontrado un equilibrio que muchos equipos ya quisieran. Ahora les toca disfrutar los playoffs y seguir en esta línea de cara a la próxima temporada.


  • OKLAHOMA CITY THUNDER (45-37): No pudo ser. Año complicadísimo para los Thunder. Empezaron el año con una plaga de lesiones, teniendo que jugar con 7 u 8 jugadores, y no precisamente los mejores, fueron los colistas del Oeste durante un tiempo, llegando a perder 12 de los primeros 15 partidos. Un lastre muy difícil de remontar, pero volvieron Westbrook y más tarde el MVP, Kevin Durant, con Durántula el balance de OKC fue 18-9 y parecía que la remontada iba a tener éxito, pero volvieron a torcerse las cosas. Durant tenía que volver a pasar por el quirófano y decir adiós a la temporada. A partir de aquí hubo una transformación de Westbrook, un estallido del jugador más atlético de la liga que jugó al mayor nivel  posible, firmando números asombrosos noche tras noche, triples-dobles más propios de otra época, batiendo récord de anotación, rebotes, asistencias constantemente, una locura. Russell tiró del carro todo lo que pudo y junto con Enes Kanter formaron una buena pareja, pero ahí se quedó la cosa, el restó del equipo no acompañó y tras un final de temporada dramático en el que se la jugaban noche tras noche se quedaron a las puertas de los playoffs. Algo que para un equipo que llevaba 5 años peleando por lo más alto (1 final de la NBA, dos finales de conferencia) sabe a fracaso. Pero creo que también hay que valorar la mala suerte que ha tenido el equipo y que en realidad con 45 victorias hubieran entrado en playoffs la gran mayoría de las temporadas, pero este año el salvaje Oeste lo ha sido más que nunca.


  • DALLAS MAVERICKS (50-32): No conseguían tantas victorias en temporada regular desde 2011, año en el que consiguieron el anillo. Sin embargo, su temporada deja un regusto agridulce, sobretodo al final, en el que se han desinflado hasta caer séptimos. La primera mitad de temporada fue excelente, el fichaje de Parsons ha funcionado razonablemente bien, los retornos de Barea y Chandler también han sentado muy bien, Monta Ellis ha rendido más o menos como el año pasado y del gran Nowitzki poco más hay que decir. Entonces Mark Cuban decidió dar un golpe de efecto y viendo que este año pintaba muy bien decidió reforzar más aún la plantilla con el fichaje de Rajon Rondo (y más tarde de Stoudamire),  pero el ex base de los Celtics no se ha acoplado como se esperaba, su dúo con Monta Ellis no termina de encajar . El balance con Rondo (26-20) ha sido peor que antes de su llegada (24-12), aunque démosle un poco de tiempo. En general, ha sido una buena temporada regular para Dallas, pero quizá insuficiente para lo que ha sido el Oeste, tienen mucha veteranía que siempre viene muy bien para playoffs, veremos hasta donde puede llegar.

NOTABLE:



  • NEW ORLEANS PELICANS (45-37): Lo han peleado todo el año, lo han sufrido todo el año, cuando parecía que se se quedaban sin opciones seguían luchando y al final lo han conseguido. En New Orleans volverán a tener playoffs, la última vez fue en 2011 cuando todavía se llamaban Hornets. Sin duda, un gran artífice de esta hazaña, Anthony Davis, la ceja sigue progresando a pasos agigantados, y esta temporada a rendido a nivel de MVP, mostrando un liderazgo y compromiso propio de los grandes jugadores. Hay que poner en valor también el gran trabajo de Tyreke Evans, que se ha reconvertido en un jugador muy completo, ayudando a suplir las carencias que dejaban otros compañeros con problemas físicos como Jrue Holiday o Eric Gordon entre otros. Gran éxito de los Pelicans, más si cabe teniendo en cuenta que compiten en la división más dura de la liga, quizá de la historia, han quedado últimos de división y aún así han entrado en playoffs. Solo cabe felicitar al equipo y a los fans que podrán disfrutar de los playoffs. Y a seguir en esta línea.


  • WASHINGTON WIZARDS (46-36): El proyecto de los Wizards ha seguido por la misma línea del año pasado, con solo un cambio importante, la salida de Ariza fue suplida con toda una leyenda como Paul Pierce, y la apuesta continuista ha tenido resultados, han superado las 45 victorias por primera vez desde la temporada 1978/79 (cuando todavía se llamaban Washington Bullets). John Wall se ha consolidado como uno de los mejores bases de la liga, los problemas físicos de Bradley Beal han estancado un poco su gran progresión y la pareja  interior Gortat-Nene sigue funcionando a las mil maravillas. El banquillo sigue dejando dudas, y durante la segunda mitad de temporada el equipo se ha mostrado un tanto irregular, pero en general, las cosas han salido muy bien en el equipo capitalino y ahora afrontan los playoffs sin miedos y con ganas de superar todos los retos.


  • TORONTO RAPTORS (49-33): La mejor temporada en la historia de la franquicia canadiense superando las 48 victorias que consiguieran el año pasado. Dos temporadas consecutivas entre los mejores, ganando la división Atlántico, sin duda, un gran éxito para los Toronto Raptors. Kyle Lowry ha sido All-Star por primera vez, gracias especialmente a su extraordinario mes de diciembre, en el que tuvo que tirar del carro ante la lesión de DeMar DeRozan. Después del All-Star se giraron las tornas, DeRozan mostró su mejor nivel mientras Lowry se peleaba con sus problemas de espalda. Los dos únicos fichajes del equipo no lo han podido hacer mejor, Lou Williams aspira a mejor sexto hombre de la liga y James Johnson ha mostrado su polivalencia y ha sido un pilar en defensa. Los Raptors son un equipo muy conjuntado que se conoce muy bien y que tienen mucha hambre de triunfo tras la decepción en los playoffs del año pasado. La mentalidad perdedora ya es historia y ahora toca refrendarlo ganando una serie de playoffs, algo que solo se ha conseguido en Toronto una vez en la historia (2001).


  • CHICAGO BULLS (50-32): Pau Gasol, sin duda, el nombre propio de los Bulls esta temporada. El resurgimiento del mejor jugador español de la historia ha sido espectacular, y de paso ha callado muchas bocas. Ha sido una de las mejores temporadas de su carrera, sino la mejor, líder en dobles-dobles de toda la liga con 54 promediando 18.5 puntos y 11.8 rebotes. Ha sido el líder del equipo ante los problemas físicos de Derrick Rose, que este año ha podido jugar 51 partidos y llega sano a los playoffs. Jimmy Butler ha sido All-Star y Nikola Mirotic el mejor rookie del Este. Por primera vez en muchos años, los Bulls llegan a los playoffs totalmente sanos y preparados para afrontar con garantías el asalto al título.


  • PORTLAND TRAIL BLAZERS (51-31): Temporada muy parecida a la anterior. Los Blazers se han consolidado en la parte alta del Oeste, algo muy meritorio. El quinteto Lillard, Matthews, Batun, Aldridge y Lopez sigue funcionando muy bien y Terry Sttots no estaba por la labor de rotar mucho, pero este año se ha visto obligado a hacerlo por las lesiones. Matthews no estará en los playoffs, pero el fichaje de Arron Afflalo parece solvente, durante la lesión de Robin Lopez, Kaman no lo hizo mal, CJ McCollum ha podido jugar más y ha demostrado que tiene mucho potencial que merece ser explotado. La gran diferencia del año pasado para los Blazers han sido los problemas de OKC, que les ha permitido ganar la división Pacífico con relativa comodidad, y a tener por tanto asegurada la cuarta plaza.

SOBRESALIENTE:


  • CLEVELAND CAVALIERS (53-29): El efecto LeBron es arrollador, tanto para lo malo (como le ha ocurrido a Miami) como para lo bueno, que es lo que ha pasado en los Cavaliers. La vuelta a casa del hijo pródigo, más la llegada de toda una super estrella como Kevin Love, más la estrella que habían estado formando como Kyrie Irving embriagaba de ilusión Cleveland y ponía las expectativas para esta temporada en lo más alto. Sin embargo, le costó arrancar al proyecto comandado por David Blatt, las super estrellas no terminaban de conjuntarse y el juego no era nada fluido. A mediados de enero el balance era 19 victorias y 20 derrotas y las críticas llegaban hasta desde dentro del propio vestuario. Se tomaron cartas en el asunto, movieron el mercado y se hicieron con los servicios de Mozgov, JR Smith y Shumert. El nuevo quinteto formado por Mozgov, Love, LeBron, JR y Irving si encajó, los Cavs empezaron a jugar mejor y mejor, dando espectáculo, disfrutaban los jugadores y los espectadores. A partir de ahí se catapultaron en la clasificación acabando la temporada con 34 victorias en los últimos 43 partidos. Son los favoritos al título según las apuestas. LeBron James está deseando de cumplir su promesa de conseguir un anillo para Cleveland.


  • SAN ANTONIO SPURS (55-27): Los vigentes campeones han sufrido un poco más de lo habitual, has el All-Star tuvieron algunos problemas de juego, Popovich tuvo que dosificar más de lo normal e incluso su balance en el mes de diciembre fue negativo (8-10) algo insólito en el equipo texano. Pero después del parón, los Spurs se pusieron las pilas, Tim Duncan siguió tomando su elixir de la eterna juventud que le hace jugar igual de bien que hace 10 años, Kawhi Leonard se pareció al MVP de las finales, Parker también recuperó su nivel, el juego fluido de pases de San Antonio volvió a ser lo que era y en definitiva los Spurs despejaron cualquier tipo de duda terminando la temporada ganando 21 de los últimos 25 partidos. Ya son 18 temporadas seguidas por encima del 60% de victorias, y todavía hay algún iluso que piensa que esté equipo está acabado. 


  • MEMPHIS GRIZZLIES (55-27): Un equipo sólido, cohesionado, equilibrado, defensivo, luchador, agerrido, todo eso son los Grizzlies, que han estado instalados todo el año en lo más top del Oeste, aunque en las últimas semanas lo han pasado un poco mal y han terminando cayendo al quinto puesto. Marc Gasol no tiene techo, ha hecho la temporada de su vida, y muy pronto (si no ya) se podrá decir que es el mejor jugador en la historia de los Grizzlies, Randolph ha asumido perfectamente un rol más secundario. Y el resto ya lo conocemos, un gran base como Conley, especialistas defensivos como Tony Allen, Courtney Lee, veteranos como Vince Carter y encima el fichaje de Jeff Green les ha dado un plus que les hace todavía muy peligrosos. Los Grizzlies tienen una identidad clara, saben a lo que juegan y encaran su quinto año seguido los playoffs, y cada vez con la sensación mayor de que pelear por el anillo no es una utopía sino una realidad palpable.


  • LOS ANGELES CLIPPERS (56-26): La época más gloriosa en la historia de los Clippers sigue dejando grandes temporadas regulares. Nuevamente ha sido un año lleno de espectáculo, asegurado siempre por el trío Chris Paul (máximo asistente de la temporada), Blake Griffin (cada vez juega mejor, hace más y mejores cosas) y DeAndre Jordan (máximo reboteador de la temporada). Una plantilla profunda con buenos tiradores (Reddick, Crawford), defensores (Barnes, Davis), un gran entrenador como es Doc Rivers, lo tienen todo para triunfar, pero no terminan de refrendar todas esas buenas sensaciones en playoffs, este año tienen una nueva oportunidad, veremos si no vuelve a acabar la cosa en decepción.


  • HOUSTON ROCKETS (56-26): Los Rockets siguen subiendo como cohetes (nunca mejor dicho), no conseguían tantas victorias desde 1997, no hacen más que tomar decisiones acertadas, todo lo que tocan se convierte en oro. Campeones de la división suroeste tal como la conocemos (desde la 2004/05) por primera vez. El principal protagonista obviamente ha sido un James Harden que aspira a MVP, la barba se sigue superando a sí mismo, una máquina de anotar, driblar, penetrar, humillar a sus rivales con crossovers imposibles o tiros en la cara. Ha sido un gran líder dentro de la pista. Pero el resto de la plantilla también ha estado muy bien, han tenido altibajos, y cuando algunos no estaban bien otros tenían su gran momento, todos los jugadores han aportado en su medida, además los dirigentes han sido ambiciosos y no han parado de reforzar la plantilla con importantes nombres como Corey Brewer, Josh Smith o Pablo Prigioni, no hay ningún jugador que se pueda decir que no lo haya hecho bien, incluso Dwight Howard tras una temporada complicada de lesiones llega a estos playoffs en perfecto estado de forma. Cuidado con los Rockets que van a por todas.


  • ATLANTA HAWKS (60-22): Extraordinaria temporada de los Hawks, la mejor en toda la historia de una de las franquicias fundadoras de esta competición. Ha sido una gozada disfrutar con el juego de este equipo que ha sorprendido a todo el mundo. Muchos los han calificado como los Spurs del Este, y es que uno de los pupilos de Popovich, Mike Budenholzer ha dirigido a las mil maravillas a una plantilla que ha demostrado que el juego en equipo da más victorias que grandes estrellas con salarios muy altos. El quinteto formado por Teague, Korver, Carroll, Millsap y Horford ha roto barreras, se han conjuntado de forma increíble llegando incluso a ganar en conjunto el premio a mejor jugador del mes, algo insólito en la historia de la NBA. Al twitter de los Hawks se le acababan las "W" de tantas victorias que conseguía el equipo, hasta 19 consecutivas durante diciembre y enero. Un dato revelador, solo una vez en toda la temporada un jugador de los Hawks (Paul Millsap) ha anotado 30 puntos. Y otro dato, los Hawks jugarán playoffs por octavo año seguido, la mejor racha en toda la conferencia Este.
·     
MATRÍCULA DE HONOR:



  • GOLDEN STATE WARRIORS (67-15): Maravilloso, espectacular, histórico, fabuloso, grandioso y todos los adjetivos que se os ocurran son pocos para describir la temporada de los Warriors. Por supuesto ha sido la mejor en toda la historia de la franquicia, solo se han quedado ha 5 triunfos del histórico 72-10 que firmaron los Bulls de Jordan en la 1975/76. El mejor equipo ofensivo de la liga (110 puntos por partido) han dado espectáculo noche sí, noche también. Y un nombre por encima de todos, STEPHEN CURRY, el posiblemente MVP de este año ha dado recitales constante, su manejo del balón y su extraordinaria habilidad para anotar lanzamientos de todos los colores han liderado a un equipo que se divierte y hace divertir. Y junto a él su mejor pareja de baile, Klay Thompson, capaz de anotar 37 puntos en un sólo cuarto, cuando los Splash Brothers entran en racha no hay forma humana de pararlos, entran en una orgía anotadora sin límite. Y al margen del mejor backcourt de la liga, los Warriors cuentan con un Draymond Green que huele a All-Star, a grandes jugadores muy contrastados como David Lee, Andrew Bogut, Andre Iguodala y un banquillo repleto de soluciones en función de lo que vaya pidiendo el partido. Los Warriors saben que están ante la mejor oportunidad de sus carreras de lograr ese ansiado anillo que ninguno de sus integrantes ha tenido nunca.

Y para terminar os dejamos con las 10 mejores jugadas de esta temporada. ¡A disfrutar!

Leer más...
Ir al inicio

16 de abr. de 2015

Porra playoffs 2015; primera ronda



La temporada regular 2014/2015 llegó a su fin y estos son los 16 equipos que se han ganado el derecho de disputar las eliminatorias por el título, llegan los esperados playoffs y como viene siendo tradición en Factoría NBA vamos a realizar una porra con nuestros pronósticos. Los que vamos a hacer esta porra somos los creadores del blog: Roberto Cruz y Francisco Porcel y además este año se suma un gran amigo de esta casa como es Miguel Fabre. La puntuación para determinar el ganador de esta porra se hará sumando un punto por cada serie que se acierte el equipo ganador y dos puntos si se acierta el resultado exacto de la eliminatoria, como véis estamos bastante de acuerdo en lo que creemos que va a pasar en esta primera ronda, luego seguro que hay sorpresas. Recordad que podéis dejar en los comentarios vuestros pronósticos. Vamos allá: 

ROBERTO: 4-1
FRAN: 4-1
MIGUEL: 4-1

ROBERTO: 4-1
FRAN: 4-1
MIGUEL: 4-2

ROBERTO: 3-4
FRAN: 2-4
MIGUEL: 2-4

ROBERTO: 2-4
FRAN: 3-4
MIGUEL: 3-4

ROBERTO: 4-0
FRAN: 4-0
MIGUEL: 4-1

ROBERTO: 4-0
FRAN: 4-1
MIGUEL: 4-1

ROBERTO: 4-1
FRAN: 4-2
MIGUEL: 4-2

ROBERTO: 4-2
FRAN: 4-2
MIGUEL: 4-3
Leer más...
Ir al inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

star rating

Subir