17 feb. 2014

Resumen del All-Star Game


La 63ª edición del partido de las estrellas pasará a la historia por haber destrozado una gran cantidad de récords. La primera mitad del encuentro fue un alarde de dejadez y falta de intensidad, principalmente en defensa. Prácticamente solo vimos a Blake Griffin culminar alleyoops (8 mates en la primera parte) y al resto de jugadores lanzando tiros de media y larga distancia totalmente solos. Al descanso se llegó con el  esperpéntico marcador de 76-89 y todos estos récords conseguidos:


La tónica siguió igual en el tercer cuarto hasta que ante la desidia de algunos jugadores se empezaron a escuchar algunos pitos, el Oeste cobró 18 puntos de ventaja y Frank Vogel se vio obligado a pedir tiempo muerto y parar un espectáculo que estaba empezando a ser bochornoso. El entrenador del mejor equipo en defensa de la liga le echó una buena charla a sus jugadores y estos reaccionaron como es debido. Se aplicaron en defensa y solo permitieron al Oeste un triple de Lillard en los últimos 4 minutos del tercer cuarto, acabando este periodo con un parcial de 18-3 y devolviendo la emoción y el interés al partido.

Un Carmelo en modo francotirador y un Irving sublime en la penetración y repartiendo juego consumaron la victoria de la Conferencia Este que terminó el partido con un parcial de 10-0, rompiendo tres años de dominio del Oeste. El resultado final fue 163-155 y el MVP fue a parar a Kyrie Irving, el base los Cavs consiguió 31 puntos (14/17 TC), 14 asistencias y 5 rebotes, convirtiéndose en el MVP más joven en la historia de este partido.  En el Oeste Griffin y Durant se fueron a 38 puntos cada uno.

Como decía al principio en este partido se batieron multitud de récord, ha sido el partido con más puntos (318), más asistencias (88), más triples anotados (30) y lanzados (100) superando ampliamente los régistros anteriores. En lo individual Carmelo Anthony batió el récord de triples anotados con 8, superando los 6 que consiguieron en su momento Mark Price y LeBron James. Blake Griffin y Durant se combinaron con 76 puntos, siendo la pareja más anotadora en la historia de este partido. Por su parte, el ala-pívot de los Clippers encestó 19 canastas superando a todo un mítico como Wilt Chamberlain que consiguió 17, al igual que Michel Jordan y Kevin Garnett.

En resumen, calificaría el partido como un despiporre, en el que los jugadores se dedicaron a tirar y tirar, y los defensores a mirar y mirar. Apenas vimos unos contra unos ni ganas de ganar el partido por parte de ningún equipo a excepción de los últimos 2 minutos. Creo que los jugadores deberían entender que juegan este partido para hacer disfrutar a los fans, y a los fans aparte de canastas bonitas les gusta ver intensidad y competitividad, porque meter 30 triples o hacer infinidad de mates no tiene demasiado mérito sin no tienes oposición que te ponga las cosas difíciles.

Y con esto finaliza el fin de semanas de las estrellas de la NBA 2014 en New Orlenas, ha sido un fin de semana divertido, con altibajos, pero en general ha estado en la línea de los últimos años. Solo queda esperar a New York 2015.

Ir al inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

star rating

Subir