13 ene. 2014

Sin defensa no hay gloria



Qué pensaríais de un equipo que tiene a la pareja interior más anotadora del campeonato (43.3 puntos) y que además captura 22.3 rebotes por partido, que tiene al base que más balones roba (2.65 robos) y es el 6º máximo asistente con 8.2 pases de canasta por partido. Este equipo también es el 2º equipo que más puntos mete (107 puntos), el 5º en rebotes (46.2) y el 5º en asistencias (23.5 asistencias). Lo lógico sería pensar que este equipo está en la parte noble de la clasificación peleando mano a mano por los mejores equipos de la liga, pero no, estamos hablando de Minnesota Timberwolves.

¿Y qué es lo que hace que a pesar de estos números tan destacables los Wolves solo sean 10º de la Conferencia Oeste con un balance de 18 victorias y 19 derrotas? La respuesta es fácil, la defensa. La mala defensa de los Wolves es un muy pesado lastre que está tirando por la borda los aspectos tan positivos que hemos repasado al principio.

Los principales defectos que solemos ver en sus encuentros son la mala transición defensiva, a los jugadores de Minnesota les gusta mucho correr hacia delante, pero no para atrás. Cuando fallan lanzamientos o pierden balones tardan mucho en reaccionar, bajan a defender pocos y muchas veces de forma desordenada. Minnesota es el 3º equipo de la liga que más puntos al contrataque recibe (15.7 puntos) solo por detrás de Lakers y Sixers.


Con respecto a la defensa en estático vemos como la intensidad no es muy alta, los jugadores se suelen quedar en los bloqueos dejando mucho espacio al tirador, falta comunicación a la hora de los cambios defensivos y esto hace que equipos que juegan con mucha velocidad o que saben mover muy bien el balón como Nuggets, Spurs o Clippers sean de los equipos que más puntos les han hecho a los Timberwolves (117, 110.5 y 110.3 puntos respectivamente) esta temporada. Otro aspecto que sorprende es que a pesar de contar con dos monstruos en la pintura como son Kevin Love y Nikola Pekovic, los Wolves son el 5º equipo que más puntos encaja en la pintura (45.8 puntos). Todos estos problemas en defensa se traduce en un dato demoledor: Minnesota es el equipo que permite un mayor porcentaje de acierto en el tiro a los equipos contrarios con un 47.5%. Dicho de otra forma, es el equipo contra el que es más fácil meter canastas.


Y por si fuera poco encontramos un par de datos muy ilustrativos acerca de qué tipo de equipo son estos Wolves. En partidos en los que tenían la oportunidad de superar el 50% de victorias Minnesota tiene un balance de 0-8, y es más, en partidos decididos por 4 o menos puntos su balance es de 0-10. Esto nos hace pensar que este equipo no termina de creérselo, que todavía tienen ese alma de equipo perdedor, por así decirlo, que durante tantos años les ha acompañado., especialmente desde la marcha de Kevin Garnett en el verano de 2007.

A la luz de estos datos se demuestra que los Timberwolves son un equipo con dos caras, un equipo muy anotador e imaginativo en ataque, con varios jugadores entre los líderes estadísticos y por otro lado un equipo que adolece muchísimo en defensa, incapaz de dar un paso adelante en los momentos decisivos. Rick Adelman tiene aún mucho trabajo que hacer con este equipo, y personalmente espero que lo consiga, porque hay muy buena materia prima en Minnesota y sería una pena que se desperdiciara. Ya no tienen la excusa de las lesiones como temporadas anteriores, así que es el momento de ponerse las pilas y pelear en serio por una plaza en los playoffs que tan caros están el Oeste.


De los últimos 17 campeones, 14 estuvieron entre los 10 equipos que menos puntos encajaron y tan solo hubo un equipo que ganó la NBA encajando más de 98 puntos por partido en temporada regular, fueron Los Angeles Lakers en 2009 (99.3). La conclusión que deben sacar los Timberwolves de todo esto es muy clara, sin defensa no hay gloria.

Ir al inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

star rating

Subir